Hong Kong, la puerta para entrar a China

(Original Article from: http://www.misionpyme.com/cms/content/view/4197/ )

Articulo publicado en la Revista Mision Pyme en cooperación con DezanShira & Associates y World Link Asia Limited.

Hong Kong, la puerta para entrar a China Es una de las principales ciudades de Asia para los negocios internacionales y ha sido continuamente catalogada como una de las economías más libres del mundo.
Por Rosario Di Maggio, DezanShira&Associates – World Link Asia*

Desde su regreso a China en 1997, la Región Administrativa Especial de Hong Kong siempre ha reforzado su posición como una plataforma de entrada para los inversores extranjeros en China, permitiéndole a la ciudad crecer de manera constante e importante como centro regional de abastecimiento y operaciones comerciales.

La estabilidad política, Estado de Derecho y un sistema judicial independiente, los principios del libre mercado, el libre flujo de información y la utilización del inglés como uno de los dos idiomas oficiales son las claves de dicho éxito.

Hong Kong es utilizado por los inversionistas extranjeros en su estrategia de negocios con China, pero es necesario tener claro cuándo es oportuno utilizar a las compañías de Hong Kong como holding o como una empresa comercial para ser comprador o proveedor.

Ventajas de usar empresas de Hong Kong

1) Facilidad de incorporación y costos relativamente baratos en su mantenimiento: los procedimientos de incorporación tardan pocos días laborables y los requisitos legales en general son muy limitados.

2) Holding estratégico y comercial para las operaciones en Asia: Hong Kong es una plataforma perfecta para establecer una sede regional para ejecutar operaciones en Asia. El capital humano en Hong Kong es considerado entre los mejores de Asia.

3) Régimen fiscal favorable y la libertad de movimiento de capitales: la tasa de impuestos sobre beneficios en Hong Kong es sólo del 16,5% y el impuesto sobre el salario es uno de los más bajos del mundo, no hay impuesto sobre las ganancias de capital, dividendos o intereses fiscales, impuesto sobre las ventas, impuestos de importación o impuesto al valor añadido (aparte del alcohol, los hidrocarburos y el tabaco). Las regulaciones en Hong Kong también permiten a las empresas solicitar el estatuto de off-shore, lo que las exime de impuestos sobre los beneficios generados fuera de Hong Kong.

4) Una sub-holding en Hong Kong puede ser usada para proteger a un holding establecido en otro lugar y una compañía de inversión que por alguna razón se encuentra a menudo en una jurisdicción considerada ‘de riesgo’.

5) Una empresa en Hong Kong puede ser usada como un holding o sub-holding para llevar a cabo las asignaciones de acciones y desinversiones, y de hecho puede ser fácilmente vendida, reestructurada o dada de baja.

En términos de costos y operaciones, dirigir una compañía de responsabilidad limitada en Hong Kong puede ser muy barato. De hecho, allí se permite la creación de empresas virtuales. En otras palabras, una compañía no necesita una oficina real, pero si un domicilio legal, no necesita empleados, pero por lo menos un ‘secretario de la sociedad’, cuyo único deber es mantener un archivo de los documentos de la empresa y mantener la empresa en regla. La empresa también tendrá que preparar las declaraciones de los beneficios fiscales y presentar un informe anual de auditoría preparado por una firma local de contadores públicos certificados.

Debido a estos pocos requisitos, cientos de compañías de contabilidad, consultoría y legalidad ofrecen este servicio por un precio razonable en el territorio. En la elección de un proveedor de servicios, sin embargo, se recomienda un control de antecedentes para optar las empresas acreditadas. No cumplir la regulación puede ser costoso.

Holdings

Debido a que Hong Kong es una jurisdicción separada de China Continental, con un sistema de régimen jurídico y fiscal distinto, se ha convertido en una de las fuentes de estructura más común utilizada por las empresas extranjeras para sostener inversiones directas en China – los llamados vehículos de especial propósito (SPV, por su sigla en inglés). El SPV es una entidad establecida en una jurisdicción que tiene un régimen fiscal favorable, permitiendo al inversionista estructurar una inversión de tasa fiscal entre fronteras.

Esta entidad legal ha hecho de Hong Kong el número uno en inversión extranjera directa (IED) en China. En el 2009, el territorio fue responsable de más de la mitad de los US$90 billones de la IED en China (US$ 54 billones), un incremento de 31,6% anual. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas en China, entre 1990 y 2009, casi el 45% de IED en China proviene de Hong Kong. Además de las ventajas mencionadas anteriormente, las compañías en Hong Kong para inversiones en China también disfrutan de otras ventajas específicas: tasa preferencial de 5% de retención de impuestos para las ganancias obtenidas en la repatriación de la filial china contra la tasa de 10% estándar.

El Acuerdo de Acercamiento de Asociación Económica (Cepa) entre Hong Kong y China es otra ventaja. El Cepa permite a las empresas cualificadas recibir las aprobaciones preferenciales y otras ventajas como exención de aranceles sobre el 90% de los productos hechos en Hong Kong, y una entrada más rápida en el mercado chino para los proveedores de servicios establecidos en Hong Kong.

China continental, el siguiente paso

Hong Kong es también utilizado comúnmente como una plataforma de negociación comercial o de sede regional de muchas empresas multinacionales y por las pyme para comprar o vender desde y hacia China y otros mercados emergentes de Asia.

Las empresas interesadas en operaciones de abastecimiento (prendas de vestir, piezas industriales, bienes de consumo) tiene a menudo su sede aquí. Estas empresas suelen tener su gestión situada en Hong Kong, y mantienen pequeñas oficinas locales cerca de la empresa del proveedor en China Continental o en otras partes de Asia, con una estructura ligera, con pocos empleados locales que se ocupan del control de calidad o de la búsqueda de proveedores.

Las empresas interesadas en vender en China también tendrán una presencia sobre el terreno para encontrar distribuidores, promover sus productos y tal vez tener una sala de exposición. Sin embargo, la tendencia es hacia la reubicación de Hong Kong en China. Las empresas están reduciendo costos y la mayor parte del trabajo se realiza en el territorio continental así que las posibles vías para el incremento de negocio están en China más que en Hong Kong.

Por otra parte, el marco legal de China es más claro cada año. Mientras que la competencia requiere la capacidad de proveer más servicios y tener una presencia más estructurada sobre el terreno, las autoridades chinas están presionando para que los inversores extranjeros sean registrados y tasados donde los beneficios son obtenidos, que a menudo es en China.

La tendencia es la misma para las pequeñas empresas (compañías con una facturación anual de entre US$ 500.000 y USD$ 4 millones) las cuales utilizan las compañías de Hong Kong como entidades comerciales para comprar en China y vender en otros lugares y viceversa.

El relativo bajo costo de mantenimiento y mínimos requisitos hacen de Hong Kong, todavía, el lugar perfecto para la mayoría de negocios para establecer su base (virtual). Las oportunidades de negocio, proveedores, exigencias de los clientes y legislación también están empujando a estas pyme a expandir su estructura en China.

‘Paraíso fiscal’

Otros aspectos importantes que afectan a las empresas offshore que hacen negocios con la China continental incluyen la aparición de reclamación de impuestos por parte de la hacienda China sobre trámites de capital cuando la offshore realiza la reestructuración o la venta de sus entidades de China, y el fortalecimiento de las medidas de control de los precios de transferencia.

Aunque Hong Kong no aparece en la lista de Organización de Cooperación Económica y Desarrollo de ‘jurisdicciones comprometidas en mejorar la transparencia y establecer el intercambio eficaz de información en material fiscal’, algunos países, como Italia, siguen considerando a Hong Kong como una jurisdicción de ‘paraíso fiscal’.

Las autoridades fiscales de esos países por lo general examinan todas las operaciones desde y hacia Hong Kong y se espera que sus ciudadanos o empresas de negocios que se establezcan en Hong Kong puedan proporcionar el detalle de las transacciones de esos negocios de esos establecimientos corporativos.

Supervisión fiscal

Cabe señalar que las autoridades chinas, y especialmente la Administración Estatal de Impuestos (SAT, por su sigla en inglés), son cada vez más estrictas cuando se trata de las compañías de Hong Kong que hacen negocios en China.

En el artículo 2 de la actual Ley del impuesto sobre sociedades, una compañía extranjera puede ser considerada como ‘residente fiscal en la República Popular China’, basada en el principio de la sede de dirección efectiva. En otras palabras, los inversionistas extranjeros haciendo uso de compañías en Hong Kong para abrir sus negocios, cuya administración, oficinas y personal tengan sede en China, pueden estar sujetas al impuesto de sociedades en China sobre las ganancias de la compañía situada en Hong Kong.

Con la aplicación de medidas de ajustes fiscales especiales (circular 2) el 9 de enero de 2009, el SAT propuso una base más sólida de reglamentación para negar los beneficios fiscales de la doble imposición a las SPV que carecen de ‘contenido económico’ (artículo 94) e impedir así la evasión de impuestos por ambas partes vinculadas o no vinculadas de la empresa.

En febrero de 2009, el SAT publicó la Circular 81 para gestionar las retenciones sobre dividendos en China en los acuerdos de doble imposición. Como se mencionó anteriormente, el acuerdo entre China y Hong Kong de doble imposición da derecho a las compañías de Hong Kong a una retención menor de 5% cuando hay repatriación de dividendos. La circular tiene por objeto evitar que empresas no residentes fiscalmente en China se beneficien de ventajas fiscales mediante trucos societarios, y refleja la implantación de medidas de control para el uso de las SPV.

De acuerdo a la circular 81, las siguientes condiciones deben cumplirse para que el beneficiario de los dividendos pueda disfrutar de los beneficios del tratado:

• El beneficiario de los dividendos (la empresa de Hong Kong) debe ser un residente fiscal de la otra parte (Hong Kong SAR) de la jurisdicción.

• Quien percibe los dividendos debe ser el beneficiario efectivo de los mismos.

• El dividendo debe ser considerado como un dividendo en virtud de la legislación fiscal de China. A pesar de estos requisitos no inusuales para los estándares internacionales, las autoridades chinas tienen ahora derecho a pedir pruebas documentales de que se cumplen los requisitos.

*World Link Asia ofrece a empresarios e instituciones consultoria estrategica y soluciones integrales para los esfuerzos de internacionalizacion en Asia. En cooperacion con Dezan Shira & Associates ofrece asesoría comercial, de inversiones y negocios en China, Hong Kong, Vietnam, e India.

Did you like this? Share it: